Paul Otellini se jubila. Lo hará en mayo, después de haber trabajado cuatro décadas para Intel. El ejecutivo llevaba al frente de la compañía de semiconductores desde 2005. Ahora la tecnológica busca un sucesor y dice que considerará en el proceso a candidatos externos, lo que podría dar lugar a una cambio cultural importante en la sociedad. El reto del próximo consejero delegado será reforzar su presencia en el mercado de los dispositivos móviles, a la vista de la caída de las ventas en el negocio tradicional de los ordenadores personales.

El sucesor de Otellini, que se retira con 62 años, será el sexto consejero delegado de Intel en sus 45 años de historia. Intel cerró el tercer trimestre con un beneficio neto de 2.972 millones de dólares, lo que representó una caída del 15% comprado con el mismo periodo de 2011. Los ingresos también bajaron, en este caso un 6%, a 13.457 millones. Otellini dijo hace un mes en la presentación de los cuentas que los resultados reflejan las dificultades por las que atraviesa la economía global. Su estrategia ahora se centra en los portátiles ligeros, los teléfonos interactivos y las tabletas.

El panorama tecnológico cambió de forma radical desde que Otellini se puso a los mandos de la compañía en el segundo trimestre de 2005, dos años antes de que comenzara la revolución del acceso a Internet en cualquier momento y desde cualquier lugar. Era los años en la que dominaba de forma aplastante en la industria gracias a su estrecha alianza con Microsoft. Ahora, en la era del todo móvil, su cuota de mercado en los dispositivos interactivos es prácticamente inexistente, con Qualcomm, Samsung y ARM como actores dominante.

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/economia/2012/11/19/actualidad/1353337910_295739.html

Anuncios