Por peso y precio, el iPad encogido. Por calidad de pantalla, la versión original. Niños y adolescentes prefieren Mini, que mide 20 x 13, 47 centímetros. Los adultos, con más problemas de vista, se decantan por el tamaño grande de las tabletas de Apple, iPad 4. Ambos aparatos, presentados en San José (California) la semana pasada, salen a la venta en 34 países del mundo, incluida España, este viernes 2 de noviembre. 

Mini es, sin duda, una tableta mucho más liviana, manejable y cómoda de llevar de un lado a otro. Pesa 308 gramos, casi tres veces más que iPhone 5 (112 gramos) y la mitad que su hermana mayor (662 gramos). Con sus 7,2 milímetros de grosor es una de las tabletas más finas del mercado. Sin ser un aparato de bolsillo, se agarra bien con una mano, cabe en cualquier bolso (es más pequeña que una libreta) y no se tiene la sensación de transportar una piedra, como ocurre con el otro. En cualquier caso, iPad 4 pesa la mitad de los portátiles ligeros. El MacBook Air de 13 pulgadas, por seguir con Apple, llega a los 1,3 kilogramos. Los Ultrabooks, como Asus Aspire S3, 1,36 kg y Samsung Serie 5 Ultra, 1,45 kg.

Mini tiene una pantalla de 7,9 pulgadas, más grande que sus competidores de 7 pulgadas excepto Amazon Kindle Fire HD (8,9 pulgadas). Las 9 décimas de diferencia implican que la tableta tiene un 35% más de superficie real que otras de 7 pulgadas. Como mantiene el formato 4:3, la proporción entre ancho y altura de su hermano mayor, las 275.000 aplicaciones disponibles para iPad se ven igual. Mini es la quinta generación de las tabletas de Apple, que acaparan el 91% del tráfico en la web. El resto se reparten un escaso 8,93%. De ellas destaca Samsung Tab con un poco más de 2%, según Chitika.

A menor pantalla, textos más pequeños. Cuando se navega por Internet con Mini es obligado ampliar el tamaño de las páginas web. En el resto, la solución es fácil: se cambia a un tamaño de letra decente en configuración, general, accesibilidad para escribir cómodamente a dos manos en modo vertical, algo que no ocurre con el otro mdelo, porque los dedos no llegan a todas las teclas y el peso de la tableta hace que se balancee hacia adelante.

El chip de Mini es A5, el mismo de iPhone 4S, un teléfono que parece viejo aunque es una criatura de un año. Con el nuevo iPad 4 comparte la cámara de 5 megapíxeles y con la segunda generación de estas tabletas, de 2011, la resolución de pantalla de 1.024 por 768, lo que equivale a una densidad de 163 píxeles por pulgada. Tomar fotos es más cómodo, si se tiene la precaución de agarrar a Mini, en modo horizontal, con el botón de inicio a la derecha. En caso contrario, la mano tapa el objetivo de la cámara.

iPad 4 es la tableta de siempre, con pantalla de 9,7 pulgadas de diagonal, aunque ahora le han cambiado el procesador. El chip A6X duplica, según la compañía, la velocidad del anterior modelo, que presentaron ¡en marzo! Es sorprendente que solo siete meses después del lanzamiento de una tableta que estrenaba la pantalla retina, inaugurada con iPhone 4, ya esté descatalogada. Apple deja de vender iPad 3 y mantiene los precios para el sucesor, a partir de los 499 euros para su configuración básica con 16 GB de capacidad y solo conexión wifi. Una tableta cuyo chip también duplica la velocidad de los gráficos y, dice la empresa, sin sacrificar la duración de la batería. Francamente, difícil de apreciar la diferencia a lo largo de los días que lo he probado.

La batería es una de las grandes ventajas de iPad respecto a otros equipos. Ahora y antes. El inconveniente, el nuevo enchufe Lightning. Los accesorios Apple que acumule en casa no le sirven si no añade un adaptador (29 a 39 euros). Otro pega, como el resto de la familia iPad, carece de enchufe usb. La solución, otro adaptador (a 19 euros más).

Y suma y sigue. De aparato a aparato, ordenador a ordenador, teléfono a teléfono y accesorio a accesorio, en el primero aniversario de la muerte del cofundador de la compañía, Steve Jobs, Apple ha cerrado su año fiscal con un 60% más de beneficios, alcanzando los 41.733 millones de dólares (32.242 millones de euros). Desde el lanzamiento de iPad en marzo de 2010, la empresa californiana ha comercializado 100 millones de tabletas. Unas ventas que, en el último trimestre, fueron de 14 millones,  tres millones menos que entre marzo y junio. Ahora llega Navidad y la compañía aspira a copar de nuevo este mercado, aunque lo tiene más difícil por la competencia.

Mini, sostienen algunos, canibalizará al iPad. Probablemente también arrastre a iPod Touch. Si se comparan el reproductor multimedia y Mini, la diferencia es escasa. Por 10 euros más compra una tableta con idéntico procesador, una pantalla casi tres veces más grande, aunque no sea la retina, y la mitad de capacidad. Sus hijos se lo agradecerán, los juegos en Mini lucen más. También sufrirán las consolas portátiles. La PlayStation Vita (Sony) es más barata, 250 euros, pero cada juego sale a partir de 20 euros. Lo mismo ocurre con la Nintendo 3DS XL (199 euros). iPad Mini se vende a partir de 329 euros, pero los juegos cuestan menos de 7 euros, cuando no son gratuitos. FIFA 13, por ejemplo, sale por 5,99 euros en App Store frente a los 47,45 euros para Vita en Fnac, que está de oferta.

A la hora de elegir, el consumidor debe pensar en el uso que le dará y en el precio. Si se limita al ocio, consulta de correo y navegación, con Mini va sobrado. Si se trata de trabajar, le irá mejor el original. Pero antes, mire y compare, que la oferta es amplia.

 

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/10/30/actualidad/1351618824_688817.html

Anuncios