¿Por qué presentar la versión de Windows 8 para móviles por separado, sobre todo, pocos días después de estrenarlo en ordenadores y tabletas? Porque es diferente. Se llama Windows Phone 8 y aunque la interfaz, la estética y la sensación del usuario es parecida, el nuevo sistema operativo funciona diferente.

Para empezar porque se usa en vertical. Windows 8 es horizontal, se puede usar apaisado, pero pierde mucho encanto. En los móviles el acceso a aplicaciones, contactos, llamadas, redes sociales y mensajes es, si cabe, más directo. De hecho, una de sus virtudes son los live tiles, algo así como iconos interactivos, parecidos a los widgets (programitas que muestran el contenido en tiempo real en el escritorio) de Android dónde se presentan las últimas acciones de los contactos. Toda una invitación a interactuar, a seguir la actualidad, a compartir una foto… A la portada no le falta gancho.

En la tarde del lunes en San Francisco, Steve Ballmer, consejero delegado de Microsoft, detalló cómo será la integración en todo el ecosistema Windows. No solo se compartirá el perfil de usuario, sino también los documentos, preferencias, sitios consultados al navegar…

Al igual que sucede en la versión grande, insistió en que el despliegue de programas en su escaparate será clave para la conquista del mercado. El gigante de Redmond quiere ser el tercero en discordia y plantar cara a Android e iPhone. La intención de Microsoft es captar el 7% del mercado en el primer año. Esa es la misma cifra que se plantea Firefox en su alianza con Telefónica por lanzar un móvil avanzado de bajo coste.

En España, se mostraron los primeros teléfonos de HTC con WP8. Todavía no se conocen precios de los modelos 8X y 8S, pero sí que llegarán al mercado antes de fin de año. Igual que los Lumia 820 y 920 presentados este verano. A estos fabricantes se sumarán Samsung, Huawei y LG.

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/10/29/actualidad/1351539451_184676.html

Anuncios