Se pisan las fechas de sus presentaciones y machacan al producto del otro al día siguiente. Google, Amazon, Microsoft y Apple han entrado en una guerra abierta por denostar los productos de la competencia. No es novedoso, pero nunca se había hecho tan abiertamente, citando el producto con su nombre y, sobre todo, involucrándose los máximos responsables de las empresas.

No había pasado un día desde que Steve Ballmer presentara Windows 8 y la tableta Surface, dos productos fundamentales para el futuro de Microsoft, cuando su colega en Apple, el consejero delgado Tim Cook, dejaba caer, sin que nadie se lo pidiera que, que “aunque no había usado Surface, el producto le parecía confuso”. Y si Ballmer, en el acto de presentación alardeaba que Surface era todo, ordenador y tableta, y con todo (buscador, navegador, Office,…), Cook contestaba que se puede hacer de todo, pero no bien.

Tampoco Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google, se ha mordido la lengua para destacar el error de Apple sacando los mapas de Google de sus nuevos iPhone, rompiendo la imagen de perfección de la marca de la manzana o, vaticinando, que, en un futuro de ecosistemas y plataformas, Microsoft no estará.

El último capítulo de estas descalificaciones de productos, la presenta Amazon, la mayor tienda en web, que abiertamente compara su tableta Kindle Fire con la iPad Mini de Apple para todo aquel que entre en su escaparate. El sugerente título es “Mucho más por mucho menos” y compara todo lo bueno de su tableta Kindle con todo lo malo de iPad Mini. Amazon da mucho más, pagando el consumidor mucho menos (129 dólares menos, en su caso).

También en el mismo acto de presentación de Apple, Phil Schiller se extendió en demostrar que no es lo mismo una pantalla de 7 pulgadas (Kindle, Samsung, Nexus..) que las 7,9 de su iPad Mini (quizás para hacer olvidar las mofas de Jobs a Samsung Tab), que la aparente mínima diferencia a la hora de la verdad significa un 60% más de pantalla según como se mire.

 

 

 

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/10/29/actualidad/1351500142_390866.html

Anuncios