Es uno de los pocos sectores que crece trimestralmente y que genera empleo, según la asociación Adigital. Y las cifras lo confirman. El comercio electrónico en Internet creció un 19,8% en España en 2011, unos 1.803 millones de euros más. Así lo reflejan los datos del último informe Estudio sobre Comercio Electrónico B2C 2011 (Edición 2012), elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), y presentados hoy en el European Ecommerce Conference.

De los 25,9 millones de internautas españoles, la mitad compra en la web, lo que representa un 20% más que el año pasado. Falta por ver como se reflejan estas cifras como beneficios al PIB español ya que los últimos datos de un informe de la Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones, el crecimiento del comercio electrónico en España, no significa que el dinero se quede aquí, al menos no todo.

El perfil del internauta comprador es un urbanita de las grandes ciudades, de entre 25 y 49 años de edad, nivel socioeconómico medio, estudios universitarios, empleo a jornada completa, que gasta 828 euros al año con compras en torno al sector turismo y espectáculos (reservas de hotel, billetes de avión, tren o autobús y entradas para el cine o teatro encabezan la lista). Pero este perfil comienza a cambiar entre los mayores y el mundo rural. El documento destaca que en 2011 han aumentado las compras entre mayores de 65 años y especialmente el comercio en las ciudades con menos de 10.000 habitantes.

A pesar del crecimiento del volumen de compras, su frecuencia no ha aumentado: una o dos veces al año, o una vez cada tres meses.

El informe, elaborado por el ONTSI en base a encuestas a la ciudadanía, destaca la creciente influencia de las redes sociales en los negocios en la red así como el denominado mCommerce, que no es más que el comercio electrónico a través del móvil. Aunque los datos no son significativos en el volumen total de ventas, un 9% de los internautas realiza compras con sus aparatos móviles.

Entre las trabas para comprar por Red están la reticencia a la hora de facilitar datos financieros, la incertidumbre en el uso de sus datos personales y la desconfianza de que el producto no cumpla las expectativas prometidas. Los principales incentivos de las compras son los mismos de siempre: precios más bajos, la comodidad de comprar desde casa y el ahorro de tiempo ya que las tiendas en la red nunca cierran.

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/10/25/actualidad/1351150919_627424.html

Anuncios