Duran menos que los juguetes del día de Reyes. La proporción de abandono de los juegos sociales alcanza al 85% el primer día y apenas un 5% llega hasta el final. Así se deduce del estudio trimestral realizado por Playnomics entre los aficionados norteamericanos.

Playnomics se dedica al negocio de las aplicaciones y los juegos para móviles y cada trimestre realiza un seguimiento de la actividad en esta industria.

Los juegos sociales han crecido a la vez que las redes sociales, principalmente en torno a Facebook. Títulos como Farmville, Mafia wars, Castleville, Empires and allies o Cityville, todos ellos de la empresa Zynga, han conseguido cientos de millones de jugadores, aunque hasta ahora se desconocía la fidelidad a estos juegos.

Playnomics señala que la fidelidad es mínima. Dura un día. El 85% de los jugadores que empiezan a probar un juego social lo abandona después del primer día. El estudio se realizó durante los meses de julio a septiembre. También recoge los hábitos de los aficionados, como los días en que más cosas compran, que son de viernes a domingo, y cuando se juega más en total son los sábados, aunque son los lunes y martes cuando el aficionado se queda más rato delante de la pantalla. También es el sábado cuando la gente entra por primera vez en uno de estos títulos.

Aunque los juegos son gratuitos, la fuente de ingresos de las empresas que crean estos juegos, como Zynga, son la compra de pequeños objetos o de habilidades para conseguir avanzar. El rápido abandono del título significa que la empresa deja de rentabilizar el título, aunque seguirá pagando a Facebook por colgarlo en su red.

El boom inicial de estos juegos hizo que Zynga saliera a Bolsa a mediados de diciembre. Su acción comenzó a cotizar a 10 dólares, pero actualmente ha caído a los 2,4. Sus ingresos son peores de los previstos y la crisis afecta también a su personal directivo. Alan Patmore, uno de sus antiguos ejecutivos que abandonó la compañía para fichar por la competencia de Kixeye, ha sido llevado a los tribunales acusado de la apropiación de 763 documentos, entre ellos juegos inéditos.

Zynga es la principal víctima de la pérdida de interés de los jugadores que constata Playnomics, para lo cual ha seguido los comportamientos de 30 millones de aficionados norteamericanos.

De su minería de datos destaca también que la infidelidad a este tipo de juegos es superior entre las mujeres que entre los hombres. Precisamente, estos títulos, generalmente más de entretenimiento relajado que de violencia, habían conseguido atraer a un público femenino que hasta entonces había huido de las videoconsolas.

Para los creadores de juegos, un título tiene éxito si consigue enganchar al jugador más de siete días, a partir de entonces se disparará el tiempo que se dedique a él, lo que contribuirá también a que haga más compras por la Red.

“Analizamos datos de millones de jugadores a través de todas las plataformas de juegos sociales para que los desarrolladores sepan cómo actúan los aficionados”, explica Chethan Ramachandran, jefe ejecutivo de Playnomics al portal VentureBeat. “Cuándo vuelve un jugador, con qué frecuencia y por qué son datos datos claves para las empresas si quieren retener a sus abonados”.

La industria de los juegos vive una crisis desconocida en el sector, pues ha crecido año tras año al margen de otras crisis económicas. Si los videojuegos tradicionales habían empezado a sufrir con la llegada de estos juegos sociales, o también llamados ocasionales, gratuitos y en las redes sociales, ahora son también estos los que sufren, principalmente por la omnipresencia del móvil y la inadaptación de los juegos sociales a los smartphones.

Según Playnomics, Reino Unido es el país más jugón del mundo, con más de 212 minutos al día. En décimo lugar aparece Argentina, el único país latino entre los primeros.

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/10/20/actualidad/1350702051_784560.html

Anuncios