Batacazo de Google, que llegó a perder en unos segundos más de un 10% de su capitalización tras publicar horas antes de lo esperado sus resultados del tercer trimestre. la sesión cerró finalmente con una pérdida cercana al 8% para la firma. El rendimiento de la compañía más importante en Internet no colmó las expectativas. La tecnológica de Mountain View redujo el beneficio a 2.180 millones de dólares (1.663 millones de euros), frente a 2.730 millones hace un año (2.083 millones de euros). Las cuentas han sido publicadas antes del cierre de Wall Street, algo que no hacen las firmas tecnológicas.

La cotización de la firma fue suspendida a petición de la empresa en el Nasdaq poco después de la filtración pero ha vuelto a cotizar a las 3.20 hora local de Nueva York (a las 21.20 horas en la España peninsular), es decir, 40 minutos antes de que cierre el mercado. Tras la vuelta al parqué han caído los títulos cerca del 8%. La filtración del dato se calificó de poco profesional y se teme que alimente la falta de confianza que tienen los pequeños inversores hace los mercados financieros, tras el desastroso estreno bursátil de Facebook en mayo o el error informático protagonizado por Knight Capital en agosto.

Las primeras impresiones apuntaban a que había sido la propia empresa la que por error ha podido dar a conocer los datos. Sin embargo, Google culpa a la firma RR Donnelley de haber publicado sin autorización la comunicación que había sido preparada para que acabara en manos del regulador bursátil estadounidense, la SEC. En resumen: le ha dado al botón antes de tiempo. De hecho, el comunicado que circulaba por el parqué con las cuentas tenía todas las cifras financieras, pero estaba incompleto, ya que tenía espacios reservados para incluir declaraciones del consejero delegado al final de la jornada. Es habitual que las empresas usen una firma intermediaria para sus comunicaciones a la SEC. Por el momento todo indica que la filtración, por tanto, no ha sido intencionada, pero ha pasado factura a la compañía.

De lado de los ingresos, Google facturó 11.330 millones (8.647 millones de euros). En este caso mejora los 7.510 millones (5.730 millones de euros al cambio actual) que registró en el mismo periodo de 2011, pero están también ligeramente por debajo de las previsiones de los analistas.

Lo que más interesa en este momento en el caso de Google a los inversores es entender cómo está haciendo la transición del ordenador personal a los dispositivos móviles a la hora de generar ingresos por publicidad. Es en lo se fijarán también cuando la semana que viene sea el turno de Yahoo! y Facebook, los principales competidores en este negocio tan lucrativo. En la nota filtrada por error se señala que la compañía registró un incremento del 33% en el número de veces que los usuarios pinchan sobre la publicidad que cuelga en su buscador. Sin embargo, cayó un 15% el precio que se paga Google por el espacio para esos anuncios. Además, las cuentas de Google sufren por los costes asociados a la integración y reestructuración del fabricante de los dispositivos Motorola, donde despidió a 2.865 empleados en el trimestre. También hizo de lastre la apreciación del dólar.

Anticipación inusual

Es el mayor desplome de la puntocom en cuatro año. La anticipación de las cuentas trimestrales es algo inusual. Estaba previsto es que lo hiciera al cierra de Wall Street, junto a Microsoft. En el caso de la compañía informática de Redmond, se ha cumplido la esperada caída tanto del beneficio como de las ventas. La compañía ganó 4.470 millones de dólares (el 22% menos), tras unos ingresos de 16.010 millones, mientras se prepara para sacar a la venta la nueva versión de su sistema operativo y de su tableta, para recuperar el paso frente a Google y Apple.

En el caso de Microsoft, cuenta en este momento con el beneficio de la duda, porque se parte de la base de que muchos compradores de ordenadores están esperando a que salga a la venta el Windows 8, previsto para el 26 de octubre. Pero es evidente que el mercado de los PC está amenazado por la popularidad creciente de las tabletas. Apple, que va por delante, presenta resultados en una semana.

Advanced Micro Devices, por su parte, ha anunciado un recorte que afectará a 1.770 empleados, el 15% de la plantilla global. El rival de Intel en el negocio de semiconductores tuvo pérdidas de 157 millones en el trimestre reflejo de la caída en las ventas de PCs. Los ingresos fueron de 1.270 millones de dólares.

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/economia/2012/10/18/actualidad/1350580096_509630.html

Anuncios