Twitter ha bloqueado una cuenta neonazi a petición de las autoridades alemanas. Los tuits ya no serán accesibles desde Alemania, aunque si se podrán consultar en el resto del mundo. El servicio de microblogs ha aplicado su política local de censura, que puso en marcha en enero, y que permite bloquear contenido en determinados países si los mensajes violan la legislación de ese Estado.

El consejero general de Twitter, Alex Macgillavray, ha explicado en su cuenta: “Nunca nos gusta retirar contenido; es bueno tener herramientas para hacerlo de forma clara y transparente”. Además, facilita dos enlaces. El primero, a la carta enviada por la policía alemana, en la que solicita la retirada de la cuenta (escrita en inglés y alemán). En esta misiva se lee que el responsable de Interior de Baja Sajonia ha prohibido la organización Besseres Hannover. La medida no solo ha implicado la disolución de este grupo sino la incautación de sus bienes, incluidas las cuentas en las redes sociales, como Twitter, porque la fiscalía la está investigando por supuesta pertenencia a organización criminal. El segundo enlace lleva a la política de retirada de contenidos de  la red social (disponible en inglés). 

No es la primera vez que Twitter retira una cuenta. Hace casi un año, en noviembre de 2011, el cierre de una cuenta paródica sobre Mariano Rajoy, @nanianorajoy, incendió la red social, que fue inundada de mensajes de españoles contrarios a la censura. Twitter eliminó esa cuenta después de que el Partido Popular (PP) comunicase su existencia a la empresa, que decidió clausurarla.

Tampoco es la primera vez que servicios de Internet prohíben actividades relacionadas con el nazismo. En el año 2000 se desató la polémica en Francia cuando un juez exigió a Yahoo! que introdujera filtros para evitar que los internautas franceses pudieran acceder a las subastas de recordatorios nazis en el portal estadounidense. El juez defendía que las leyes francesas se han de cumplir en el territorio francés. Mientras en Francia está prohibido este tipo de comercio, en otros países, como España (si no se añade apología del holocausto) o Estados Unidos, no está perseguido. Yahoo se resistió durante mucho tiempo. Incluso llevó el caso a los tribunales de EE UU. Si en primera instancia le dieron la razón, al final la corte de apelaciones sentenció que debía acatar las leyes francesas. Muchos antes del último fallo judicial Yahoo retiró este tipo de contenidos a nivel mundial. Y lo mismo hizo la casa de subasta eBay allá por el año 2001.

El doble rasero de los gigantes tecnológicos ha sido un clásico en Internet. Por ejemplo, en China. Para cumplir con las leyes de ese país y no renunciar a sus mil millones de consumidores, han impedido la libertad de expresión.  A principios de siglo,  a petición de los gobernantes de China, Microsoft cerró la  web de un blogger local alojada en MSN Spaces. Su creador había estado informando sobre una huelga de periodistas en el periódico The Beijing News tras el despido del editor. Lo mismo con Google. Cuando lanzó su buscador en China, bloqueaba las búsquedas sobre el Dalai Lama en China. Luego, cuando descubrió un gran ataque procedente del gigante asiático   contra sus servidores, decidió dejar de aplicar la autoncensura y trasladó su sede a Hong Kong.

 

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/10/18/actualidad/1350560297_368620.html

Anuncios