Condenada en 140 caracteres: “Publico este tuit en cumplimiento de la sentencia 11-10-12 del Juzgado de 1ª Instancia 5 de Pamplona que declara que los tuits que remití el 18-3-11 vulneran el honor de doña Uxue Barkos”. Este es el texto que tendrá que publicar, en su cuenta de la red social Twitter, @juananadie, el alias que utiliza en ese medio la exconcejal de Unión del Pueblo Navarro en Pamplona, Ana Pineda Abel de la Cruz.

Por el momento, el perfil de la exedil ha dejado de ser público y su abogado, Ignacio del Burgo, no ha revelado todavía si recurrirán el fallo del juez de Primera Instancia ante la Audiencia Provincial de Navarra, así que el texto no ha aparecido en la red social que utilizó la política regionalista para criticar a la diputada de Geroa Bai y portavoz municipal de la coalición Nafarroa Bai en Pamplona, Uxue Barkos. El fallo judicial añade que este texto tiene que estar en el perfil de Pineda durante dos meses, en una red caracterizada por la inmediatez y en la que la información pierde vigencia en pocos minutos. Desestima, sin embargo, la publicación de la rectificación en los medios de comunicación convencionales, como solicitaba la política demandante.

Los hechos se remontan a la primavera del año pasado, cuando a Barkos le fue diagnosticado un cáncer de mama, del que fue intervenida el 2 de marzo de 2011. El 18 de ese mismo mes la diputada y concejal retomó parcialmente su actividad política, incorporándose al pleno municipal.

Con la llegada de Barkos al salón de plenos de Pamplona, los profesionales de los medios de comunicación abandonaron el recinto para recoger las impresiones de la portavoz nacionalista tras su operación. Es en ese momento cuando en el perfil de Twitter de Pineda puede leerse: “Uxue Barcos hace su desembarco mediático para distraer a los medios de la propuesta de UPN contra la explotación de mujeres en medios”. Minutos después, Pineda insistía en esta misma red social: “Parece que me explico mal: Barcos saca a los medios del pleno llegando tarde, hurtando cobertura mediática a la explotación sexual”.

Barkos llegaba tarde a la sesión por una revisión médica y había justificado su retraso a la entonces alcaldesa, Yolanda Barcina (UPN). Esto fue lo que explicó, también en Twitter, a los pocos minutos de publicarse los tuits de Pineda, la también concejal de Nafarroa Bai, Itziar Gómez, que calificaba de “inmoral” la crítica de la edil regionalista. El intercambio se cerró entonces con un mensaje, en esta ocasión privado, a través de la misma red social, de Pineda para Gómez: “Inmoralidad aprovecharse así de cualquier cosa. De Nabai se puede esperar eso y mucho más. Nunca defrauda”.

La sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Pamplona obliga a Pineda a retirar los tuits referidos a Barkos del 18 de marzo de 2011 y absuelve al entonces director de Hacienda del consistorio, Iñigo Huarte, también denunciado por Barkos por haber retuiteado los mensajes, aunque los borró posteriormente.

El juez, Rafael Ruiz de la Cuesta, que dirigió la vista oral del caso el pasado 4 de octubre, considera que las publicaciones de Pineda en Twitter vulneran el honor de Barkos porque difundían “un juicio de valor sobre la edil en el sentido de que estaba haciendo un uso del cáncer que padecía con fines políticos y partidistas”.

Pineda, que abandonó la actividad política tras las elecciones municipales de mayo de 2011, tiene la posibilidad de apelar en los próximos 20 días ante la Audiencia Provincial de Navarra. De ser desestimada esa apelación, le quedaría la opción de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. La exedil ha declinado realizar declaraciones sobre este asunto, aunque su abogado, Ignacio del Burgo, ha señalado a EL PAÍS que estudia si recurrirá o no el fallo. En opinión del letrado, tiene “argumentos suficientes para apelar”, ya que el auto “contraviene la jurisprudencia en lo referido al derecho al honor”. Según Del Burgo, los tuits “no contienen insultos y son compatibles con la crítica política que permite la libertad de expresión”.

La demandante afirma estar “muy satisfecha con la sentencia”. Barkos asegura que el fallo del juzgado de Pamplona demuestra que los políticos “también tienen derecho al honor, como el resto de ciudadanos”. No obstante, añade que quiere “pasar página en este asunto porque ha sido un capítulo muy desagradable”. La diputada y concejal ha sido tratada durante más de un año de un cáncer de mama, cuyas consecuencias todavía son visibles.

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/sociedad/2012/10/16/actualidad/1350397963_557077.html

Anuncios