La recomendación del Congreso de Estados Unidos para que el Gobierno evite los productos de  los fabricantes Huawei y ZTE, porque suponen un riesgo para la ciberseguridad del país, ya está provocando sus primeros efectos, a pesar de que la primera se defienda asegurando que se trata de un caso de proteccionismo: “El único objetivo del informe es impedir la competencia y evitar que empresas de tecnología china entren en Estados Unidos”, porque el informe carece de “hechos y evidencias sólidas”, argumenta Huawei en un comunicado oficial. En clave externa, Canadá  invoca una excepción en sus legislación sobre la seguridad nacional que le permite discriminar, sin violar las leyes del comercio internacional,  a aquellas compañías  que considera demasiado arriesgadas para participar en la construcción de una red gubernamental y centros de proceso de datos, según el portavoz del primer ministro canadiense, Stephen Harper.

Un poco más lejos, en Europa, la Comisión europea habría retrasado una investigación por competencia desleal  sobre ambas empresas.  Al comisario Karel De Gutch le estaría costando reunir pruebas para llevar a cabo el caso antidumping contra ambas, porque ningu productor europeo, como Ericsson y Alcatel-Lucent ha denunciado. La queja formal es el requisito para iniciar la investigación.

En clave interna, por el contrario, Cisco Systems ha anunciado que pone fin a siete años de relación con ZTE, porque la empresa de telecomunicaciones china habría vendido productos fabricados por Cisco a una empresa iraní, rompiendo el bloqueo al país de los ayatolás, según recoge The Guardian.

 

 

 

 

 

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/10/10/actualidad/1349854088_072117.html

Anuncios