Nadie puede con Samsung y Apple. Y quien lo intenta, pierde. Las dos grandes marcas se llevan el 80% de los beneficios de la venta de smartphones, pese a la gran competencia y el continuo lanzamiento de modelos de alta gama. El último en sufrir las consecuencias de querer competir al máximo nivel ha sido HTC, que ha visto cómo caían sus beneficios un 79%.

Las ganancias de HTC en el último trimestre han caído a los 133 millones de dólares, una cuarta parte de los de hace un año y en abierto contraste con los beneficios récord de Samsung (más de 6.000 millones de dólares). Según los analistas HTC no podrá competir a corto plazo con esas marcas, pues le falta un modelo estrella con gancho. Su modelo One ha sido relegado por los Galaxy.

La firma taiwanesa fue una de las primeras en incorporar el sistema operativo Android a sus móviles, pero finalmente ha sido sobrepasado por otros; ahora también es de los primeros en lanzar modelos con Windows 8. Su principal fuerza comercial exterior, que era Estados Unidos, también se ha debilitado con la entrada de Samsung en este país, que era la parte más débil de la estrategia comercial de la firma coreana.

La acción cayó un 7% al conocerse los resultados. Desde el comienzo de año ha caído un 44%.

 

 

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/10/09/actualidad/1349767389_403253.html

Anuncios