La semana pasada lo anunció Amazon, el mayor portal de comercio electrónico. Y ahora le sigue Google. La firma más potente en Internet quiere ser también banco, facilitando financiación a sus clientes y, de paso, abrir una vía para generar nuevos ingresos. El programa de financiación arranca en Reino Unido y se espera que en breve se vaya extendiendo a otras países.

El paso es lógico por varios motivos. Por una lado, facilitará dinero a empresas para que en la situación actual de incertidumbre económica puedan adquirir más publicidad en su red, entre otros servicios, y productos de la compañía. Por otro, como Amazon, cuenta con una ingente masa de efectivo que puede poner a hacer dinero sin que se vea afectado su balance.

Como adelantaba el Financial Times, la maniobra para entrar en el sector de los servicios financieros abre un nuevo frente de batalla entre las grandes compañías de Internet. De hecho, también se especula con que Facebook podría optar por esa diversificación como estrategia para generar retornos entre sus mil millones de seguidores. Pero el consumidor queda excluido de estos servicios.

El programa empezará a funcionar en EE UU en las próximas semanas con la emisión de sus propias tarjetas de crédito. El interés que se aplicará a los préstamos será del 8,9%, tres puntos porcentuales menos que Reino Unido. No se dan detalles para otros países. La compañía que dirige Larry Page es la segunda por valor bursátil del sector tecnológico por detrás de Apple.

Google hace crecer así sus tentáculos. La tecnológica de Mountain View ya cuenta con la autorización del regulador del mercado energético en EE UU para operar como una eléctrica. De esa manera puede negociar mejor precio de la energía que necesita para alimentar sus centros de datos y vender el sobrante de electricidad que ya genera con varios proyectos.

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/economia/2012/10/08/actualidad/1349716870_187781.html

Anuncios