Un Android, otro, otro, otro más… ¿Cómo hacer para distinguirse? Hace un año Samsung sorprendió con un teléfono cuya pantalla superaba a todos. A medio camino entre el móvil y la tableta, Samsung Galaxy Note quería ser el aparato que uniese los dos mundos y fuese siempre en el bolso (o un bolsillo amplio). Además, añadía un puntero. Más de 10 millones vendidos de este modelo después, ha llegado el relevo.

El jueves sale a la venta la segunda versión a 700 euros. Se gana en pantalla, de cinco a cinco pulgadas y media, estrena formato panorámico aunque pesa igual. La estética también se ha mejorado. El nuevo Note apenas se diferencia del S III. De hecho, toma algunas de sus funciones características, como la función de seguimiento de ojos, para detectar el ángulo de visión del usuario.

Al igual que Galaxy S III incluye S Voice, el equivalente a Siri de Apple, un asistente de voz para buscar en Internet, llamar, contestar correos, dictar mensajes a Twitter… La cámara de 8 megas, la misma definición que iPhone, incluye algunas funciones interesantes como el retoque por capas, una galería de efectos, disparo en ráfaga e incluso la posibilidad de tomar imágenes a la vez que se graba vídeo o tras hacer varias y que el teléfono almacene la que estime más favorecedora.

Estar a medio camino entre la tableta y el móvil gigante tiene sus ventajas. Samsung permite cargar dos aplicaciones a la vez, a pantalla partida y pasar datos de una a otra, copiar una imagen o un texto y pegarla en un documento. Los adictos a las redes sociales ya tienen la fórmula para consultar Facebook y Twitter a la vez.

El puntero transforma el teléfono en cuaderno de notas, bloc de dibujo, e incluso herramienta de gestión. Al tomarlo en la mano aparecen en pantalla las aplicaciones pensadas para su uso. Las hay de dibujo infantil y también están los clásicos cuadernillos Rubio. El mundo digital y analógico se dan la mano en Correos eCard para convertir la ilustración en una postal que llega al buzón de casa.

Si el lápiz y el móvil se separan más de 50 metros, el terminal comienza a vibrar para avisar de que se ha perdido o se ha dejado en alguna habitación.

Aunque Google mantiene su ritmo de renovación de Android, los fabricantes parecen haber aprendido la lección: hay que sacar los aparatos con el software más moderno en lugar de una actualización posterior. Note II sale con Jelly Bean, como se denomina la versión 4.1 de Android, la última.

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/10/02/actualidad/1349197687_130002.html

Anuncios