¿Puede una tasa de dos libras al mes (2,5 euros) por cada conexión de banda ancha salvar a la prensa? Así lo piensa David Leigh, uno de los pesos pesados del periódico londinense The Guardian. Su propuesta, lanzada a título personal en un artículo en la edición digital del diario, ha sido recibida con más hostilidad que entusiasmo entre los propios lectores del diario, uno de los que más apuesta por un futuro digital pero también uno de los más afectados por la caída de ventas de la edición de papel.

Leigh, desde hace años buque insignia del periodismo de investigación que caracteriza a este rotativo de centroizquierda, cree que la prensa digital británica se enfrenta a la dificultad añadida de la competencia de la BBC, cuya completísima página web es gratuita para el público porque se financia a través del canon que todos los británicos con radios o televisores en sus casas están obligados a pagar. “Por eso los sistemas de suscripción de pago nunca funcionarán de verdad en Reino Unido”, sostiene.

Y, en un negocio en el que la publicidad apenas aporta “una fracción” de lo que cuesta el periodismo de investigación, “llegará un día en que los periódicos simplemente dejarán de publicarse y eso será desastroso para la democracia”. En ese momento “solo tendremos por un lado a la tímida BBC y por el otro basura superficial”.

A su juicio, la paradoja es que la misma gente que se niega a pagar por leer las noticias en la red no tiene inconveniente en pagar a los proveedores de Internet para acceder a ella cada vez con más rapidez. “Una pequeña tasa a los proveedores de banda ancha de Reino Unido, digamos que de dos libras al mes por cada suscriptor, podría ser distribuida a los proveedores de noticias en proporción a sus tasas de lectura de noticias online en Reino Unido”, propone.

Con más de 20 millones de hogares pagando ya ahora unas 15 libras al mes por acceder a la banda ancha, Leigh estima que la prensa podría recibir más de 500 millones de libras al año (625 millones de euros). Y, de acuerdo a las actuales estimaciones, el propio Guardian, The Telegraph y The Daily Mail recibirían unos 100 millones al año cada uno, The Independent unos 40 millones y The Sun unos 50 millones de libras.

Para acceder a esa tasa habría que cumplir con la definición de “proveedor de noticias” tal y como lo define la actual legislación británica y tener al menos 100.000 usuarios. Habría que establecer, además, ciertas reglas que permitieran excluir as los meros agregadores de contenido.

La dificultad técnica de la propuesta queda evidenciada con las propias condiciones que Leigh se ve obligado a introducir en ella. Las dificultades ideológicas o políticas quedan de manifiesto en los comentarios de los propios lectores del diario. Aunque no falta quien da la bienvenida a la idea, la gran mayoría de las opiniones son contrarias a esa tasa.

“He sido periodista durante 38 años y tengo que decir que es una idea estúpida”, dice un lector. “¿Por qué el público que utiliza Internet tiene que pagar por la incapacidad de los gestores de los periódicos de poner en marcha un modelo económico eficaz en el mundo del post-periódicos impresos?”, se pregunta. “Es como pedir una tasa a los coches para pagar a los carros de caballos”, agrega.

Otros subrayan que una tasa del 13% sobre el precio medio de la banda ancha no es precisamente pequeña. Y muchos se niegan a financiar con su dinero a periódicos con los que disienten ideológicamente y en particular al Daily Mail o los controlados por Rupert Murdoch.

No falta quien observa que utilizar la banda ancha no significa acceder a portales informativos. O quien se queja de que “es una receta para una cultura que no tiene en cuenta lo que los consumidores realmente piden o necesitan” y sostiene que lo que han de hacer los periódicos de papel es “buscar formas de volver a ser apetecibles”. Y, por supuesto, muchos destacan que si hay que imponer una tasa para ayudar a la prensa en crisis, muchos otros sectores en crisis empezarían también a pedir ayuda.

Normal
0

21

false
false
false

EN-US
JA
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”,”serif”;
mso-ansi-language:EN-US;
mso-fareast-language:EN-US;}

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/sociedad/2012/09/25/actualidad/1348594548_687884.html

Anuncios