Navteq (Nokia), TeleAtlas (Tom Tom) y Google son los tres grandes proveedores mundiales de mapas digitales. Durante cinco años el sistema cartográfico del buscador ha sido el sistema por defecto en iPhone. Luego se implantó en la tableta iPad. El nuevo sistema operativo iOS 6, presentado el miércoles, ha cambiado la situación. Ahora los aparatos móviles del fabricante californiano llevan sus propios mapas. Y la experiencia ha sido un fiasco para muchos de sus clientes.

La guerra entre Apple y Google por el mercado del móvil llevó a la compañía a prescindir de la cartografía del buscador. No es el único motivo. También hay un trasfondo económico. A los internautas no les cuesta un duro consultar Google Maps en el ordenador o el móvil, pero Apple (y otros) pagan al gigante de las búsquedas para ofrecer este servicio. Lo mismo ocurre con el ecosistema de Nokia, en alianza con Microsoft, que cuentan con Navteq.  Probablemente no hayan querido licenciar su sistema a Apple y si lo han hecho es a cambio de un dineral.

El dominio de la cartografía da poder, pero montar un sistema de mapas digitales desde cero no es nada fácil. Más aun cuando tu mercado es mundial, porque debes ensamblar datos de muchos proveedores para tener una buena cobertura del planeta. Cuando el buscador lanzó Google Maps, por ejemplo, se cuenta que recibía 10.000 rectificaciones diarias. Parece que algo parecido ha ocurrido con la primera versión de la cartografía de Apple.

“Es imposible hacer un mapa perfecto. Todos están incompletos, pero como parece que Apple hace las cosas a la perfección, se ha magnificado el asunto. Igual que se magnifican las innovaciones positivas que presenta”, asegura Iván Sánchez, presidente de la asociación Open Street Map (OSM) en España, un mapamundi libre creado por voluntarios de todo el mundo.

En marzo el fabricante californiano anunció que el programa fotográfico de los ordenadores Macintosh, iPhoto, dejaba de funcionar con Google para pasarse a Open Street Map. Lo mismo ha ocurrido con iOS6, que utiliza los recursos de este proyecto de mapas libres. “OSM no ha suministrado nada a Apple, aunque nos habría encantado que se pusieran en contacto con nosotros. La compañía, simplemente, ha utilizado nuestros datos, disponibles libremente, como ha hecho con los de otros proveedores”, dice Sánchez. 

TomTom es otro de los principales recursos que Apple ha empleado, pero no es el único. Hay una veintena de empresas de cartografía y de aplicaciones para completar el servicio, tal y como informa Apple en su página.

“Somos proveedores de mapas y contenidos relacionados para la mayoría de fabricantes de teléfonos móviles, incluyendo RIM, HTC, Samsung, AOL (MapQuest Mobile), Apple y, sí, Google (en aquellas áreas en las que no crean sus propios mapas)”, se defiende oficialmente Tom Tom. La compañía añade: “Nuestros mapas son utilizados por empresas de todo el mundo, que tienen estándares de cobertura, detalle, calidad y seguridad.  Cuando las personas utilizan un mapa su experiencia viene determinada por dos cosas. La primera, el contenido subyacente, que serían los mapas. Esto es lo que TomTom está ofreciendo a la industria móvil, y es lo que le da a sus mapas la mejor base. En segundo lugar, la experiencia del usuario está determinada por la suma de características adicionales a la aplicación de mapas, como la apariencia visual. Esto normalmente es definido y creado por los fabricantes de teléfonos móviles y por terceras partes, proveedores de software, según sus propias necesidades y estrategias”.

Si TomTom  ha salido a  la palestra para explicar su versión de los fallos, su responsabilidad es principalmente en Europa; para Australia y Nueva Zelanda, por ejemplo, Apple emplea el mapeado de  Mapdata, y en el caso de África y Latinoamérica se inclina por Leapdog, con sede en Alaska, y para los de Asia, por Getchee.

Pero el servicio de Apple Maps, como los de Google Maps, son algo más que mapas; incluyen negocios, para lo cual tira de Localeze, y códigos postales (DMTI), modelos en 3D (NextMap) o las fotos por satélite de DigitalGlobe. Más aún, en muchas ocasiones se trata simplemente de ir de un sitio a otro por la ruta más rápida en ese momento, en lo que se ha especializado Waze.

Apple, además, salió de compras por el mundo para hacerse con tres  empresas de cartografía digital en tres años, Placebase (2009), Poly 9 (2010) y C3 technologies (2011). La última de ellas, por ejemplo, es la que suministra la posibilidad de sobrevolar (fly over, en inglés) determinadas ciudades y edificios.

Toda esta información debe ser ensamblada correctamente para suministrar a la gente una experiencia adecuada.  Al final, esta es la primera versión de Apple Maps y, en este asunto, va con retraso. Por eso pide paciencia.

 

,

from Portada de Tecnología | EL PAÍS http://elpais.com/tecnologia/2012/09/21/actualidad/1348226119_757374.html

Anuncios